Seleccionar página

El 20 de junio se celebra el día mundial de la localización. Hubo un tiempo en que la globalización estaba de moda, pero hoy en día estamos volviendo a nuestras viejas formas de interacciones físicas con seres humanos de carne y hueso.

Aquí en Ibiza se nota ya que la gente está cada vez más comprometida con su entorno. La economía local, que en las últimas décadas se ha enfocado en el turismo, depende en gran parte de la conservación de la naturaleza y la biodiversidad de la isla. Y esta depende por su parte de la regeneración del suelo para que ofrezca todos los nutrientes y minerales para alimentar los almendros, las higueras, los algarrobos, los naranjos, los limoneros y todo lo que forma parte de nuestro paisaje tan atrayente. Por eso, aunque no parezca obvio, el sector turístico necesita también a todos los payeses que cuidan y recuperan los terrenos abandonados de la isla.

Lo bueno es que los jóvenes ibicencos, de entre 30-40 años, se están despertando a la necesidad de salvaguardar la cultura tradicional, incluidas las tradiciones agrícolas. Un grupo de ellos, con mucha ilusión, creó la cooperativa de Ecofeixes en 2013, para ayudarse entre ellos a recuperar los terrenos de sus abuelos, compartir experiencias y buenas prácticas, resolver retos, vender productos y crear una red de agricultorxs ecológicos. Hoy en día la cooperativa se compone de 14 socios, la mayoría de los cuales se dedican a tiempo parcial a sus explotaciones, compaginándolas con otro trabajo, aunque con el sueño de vivir exclusivamente como pagesos en cuanto puedan.

Tras un fuerte aumento de la demanda del producto local en el 2020, la cooperativa está lista para el próximo paso. Para poder ir creciendo y vendiendo más producto, se necesita una inversión para mejorar su infraestructura y ampliar su local físico. En el marco de este proyecto de expansión, el primer paso de la cooperativa ha sido de comprar una furgoneta 100% eléctrica, en línea con su filosofía de sostenibilidad. La furgoneta les permite ser más eficientes en las entregas a restaurantes y comercios.

Pero la estrategia de expansión de Ecofeixes es aún más ambiciosa. Se compone de tres ejes principales. Primero, aumentar la visibilidad a través de una inversión en una página web con tienda online, además de una mayor presencia en redes sociales y una campaña de publicidad. En segundo lugar, se enfocan en la distribución de producto en las grandes superficies usando envases sostenibles. Y, por último, la inversión en un nuevo punto de venta directa para los clientes particulares, donde se puede recoger pedidos hechos online o por Whatsapp, y con más espacio para almacenar los productos de sus socios.

La cooperativa ya ha conseguido fondos de entidades tanto públicas, como el Consell d’Eivissa y FOGAIBA (Fondo De Garantía Agraria Y Pesquera De Las Illes Balears), como privadas, por ejemplo Trasmapi y la empresa noruega Wilstar.  Pero al mismo tiempo quieren involucrar a la ciudadanía de la isla en la iniciativa, para que sea un proyecto de todos las personas que crean en una Ibiza más ecológica y sostenible.

Por eso, han lanzado un crowdfunding con (Ma), una entidad de la isla, donde los que quieran participar pueden hacer donativos a cambio de obsequios, por ejemplo vales para cestas de productos ecológicos locales.  Las contribuciones se pueden hacer a través de http://thinkma.world/projects/compra-sostenible/.

Desde IbizaPreservation nos complace respaldar e impulsar esta iniciativa. Como nosotros, los productorxs de Ecofeixes tienen como su prioridad la sostenibilidad de la isla. Además, las explotaciones a pequeña escala que llevan sus socios usan prácticas agrícolas adecuadas a las condiciones locales, que dependen más de la atención y el cuidado humano y por lo tanto alivian los peores impactos del sistema alimentario mundial.

Apostar por las cooperativas y los productorxs de Ibiza es apostar por muchísimas cosas más: la economía local, un paisaje más diverso y equilibrado, la regeneración del suelo y una capacidad de captura de carbono más alta, además de una reducción de la huella de carbono y del uso de envoltorios de plástico. El futuro de nuestra isla depende de todos estos factores, y la clave está en manos de los que se dedican a sus tierras.

La forma más eficaz de resolver nuestros problemas sociales y ecológicos es desplazar el apoyo económico hacia el fortalecimiento de las economías locales. Cuando localizamos, reconstruimos nuestras conexiones entre nosotros y con el mundo natural. Una economía alimentaria local nunca permanece aislada; está conectada con otros hilos del tejido social de maneras que hacen que comunidades enteras sean más saludables y resilientes. LO LOCAL ES NUESTRO FUTURO.” Helena Norberg-Hodge, Founder of Local Futures