Seleccionar página

(Foto: Cortesía de Ayelen Alonso)

Hora de Renovar los Almendros de Ibiza

 

Actualmente, los almendros de Ibiza están en flor, uno de los momentos más pintorescos del año. Se pueden ver en toda la isla pero especialmente en el Pla de Corona en el pueblo de Santa Inés, en el noroeste de Ibiza. El valle es particularmente fascinante de noche, bajo la luz de la luna llena.

 

Sin embargo, las resplandecientes flores de color blanco rosado no son tan abundantes como antes. Con un ciclo de vida de sólo 70 años, los almendros deben ser reemplazados por nuevos árboles jóvenes. Pero, desde la llegada del turismo, eso no ha sucedido con tanta frecuencia como debería. Entre 2010 y 2015, se perdieron alrededor del 30% de nuestras plantaciones. Desde entonces, muchos más árboles han muerto y ya no producen flores ni frutos. Los productores de almendras se enfrentan a varios desafíos, incluida la sequía (como se vio en 2016), el envejecimiento de la población de árboles, una producción bienal de frutos (un año con una cosecha abundante, seguida de una mala cosecha el año siguiente), la competencia de precios en el extranjero.

 

 

 

 

 

Es importante recordar que los almendros de Ibiza tienen más que una función decorativa. Además de ser bonitos a la vista, desempeñan un papel medioambiental vital. A menudo plantados en laderas en terrazas o rodeados por muros de piedra, ayudan a prevenir la erosión del suelo y la escorrentía del agua. Sus hojas, frutos y ramas proporcionan alimento y refugio a la fauna local. Y, por supuesto, como todos los árboles, actúan como sumideros de carbono, ayudando a absorber las nocivas emisiones de CO2 de la atmósfera.

 

Restaurando los almendros

 

Para ayudar a remediar la situación, desde IbizaPreservation hemos destinado 50.000€ para plantar alrededor de 750 árboles nuevos, tanto en el Pla de Corona como en Cas Secorrat, una granja orgánica cerca de Buscastell. Por separado, se han plantado otros 800 almendros en Can Escarrer en San Mateo. Estos proyectos piloto, liderados por agricultores comprometidos y apoyados a nivel técnico por la asociación de productores orgánicos locales (APAEEF) y el gobierno local (Consell d’Eivissa), están probando una serie de variedades de almendra, así como diferentes suelos y condiciones del agua. El progreso de los árboles está siendo monitoreado y la información compartida en toda la comunidad agrícola para replicar los programas en toda la isla y ayudar a restaurar las icónicas arboledas a su antigua gloria. En la semana pasada, se anunciaron otros dos proyectos piloto.  La Associació de Vesins de Corona plantará 230 almendros en Can Batle en Pla de Corona, Sta Agnes. Y la Cooperativa Agricola de San Antonio patrocina la plantación de otros 500 almendros en Can Tomaseta en San Antonio a finales de este mes, febrero de 2021.

 

Un hueso duro de roer

 

La almendra de Ibiza es muy apreciada por su dulzura y tradicionalmente se destinaba a dulces de lujo como los Panellets (típicamente hechos para la festividad católica de Todos los Santos) o la Salsa de Navidad (una salsa navideña de almendras), siendo productos locales muy buscados. Aunque las almendras han sido parte del legado de Ibiza durante siglos, en estos días puede ser sorprendentemente difícil conseguir frutos secos que se cultiven en la isla. Atribuye eso a la dura competencia de los productores en masa en lugares como California e incluso otras partes de España, donde los rendimientos son mayores y los costos son más bajos.

 

En un intento por contrarrestar el bajo precio recibido de la venta al por mayor de almendras a las empresas de alimentos en el extranjero, las autoridades locales creen que las iniciativas centradas en el consumidor son indispensables para aumentar los ingresos. Promover delicias locales como la campaña «Això Sí Panellets» de 2020 ayudará a mantener una rentabilidad decente para los productores de almendra. Además, para ayudar a aumentar la producción de almendras de Ibiza, en IbizaPreservation invertimos en una máquina rompedora de cáscaras para la cooperativa de agricultores de San Antonio, lo que significa que las frutas ahora se pueden descascarar más rápida y fácilmente, mejorando los márgenes para los productores.

 

Las almendras son increíblemente versátiles y se pueden comer crudas (una vez remojadas durante la noche) o se pueden convertir en leche de almendras, ricotta de almendras u otro queso vegano. También se pueden convertir en mazapán o usarse en bases para tartas o reemplazar la harina en pasteles. Y por supuesto se pueden tostar o acompañar con cualquier plato salado o dulce. Además de preparar una gran cantidad de delicias, son muy nutritivas y están llenas de antioxidantes, proteínas, fibra y grasas saludables, además de vitaminas y minerales. Las almendras de Ibiza lo son aún más, ya que se cultivan con menos agua y, por tanto, son más concentradas y dulces.

 

Por lo tanto, al comprar y comer estos productos cultivados localmente, estás contribuyendo a tu propia salud, así como a la recuperación de uno de los cultivos más tradicionales e icónicos de la isla. Si quieres comprar almendras ibicencas y apoyar a los agricultores locales, puedes hacerlo visitando la Cooperativa de Agricultores de San Antonio (de lunes a sábado) o Ecofeixes en Blancadona Ibiza (miércoles noche / jueves mañana).